Octava Compañía de Bomberos de Santiago

147 años de Unión y Fuerza.-

UrmenetaEastman El 30 de diciembre de 1863, bajo el amparo de la Compañía de Gas de Santiago, surge la unidad bomberil que más tarde se convertiría la ahora denominada Octava Compañía, "La Unión es Fuerza" del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Como sus fundadores destacaron José Tomás Urmeneta y Adolfo Eastman y junto a ellos destacados ciudadanos del mundo de la empresa y trabajadores y carpinteros.

Luego, dando un ejemplo de unidad para darle más fuerza al recién creado Cuerpo de Bomberos de Santiago, el 4 de enero de 1864, se constituye esa unidad en la Compañía de Hachas y Escaleras Nº1, teniendo como primer Director a Adolfo Eastman, primer Capitán a Santiago Longton y primer Secretario y Tesorero a Juan Smtih. Fue en rigor, por su conformación, una Compañía Anglo-Chilena, la primera en esa condición.

En su libro Hachas y Escalas, don Lino Echenique, Miembro Honorario de la Institución, Voluntario Honorario de la 8ª y primero en la lista actual, escribió que "la visión y el altruismo de nuestros fundadores, acatando los intereses superiores de la Institución, les permite sin vacilaciones, cambiar su denominación, prestar sus servicios voluntarios y entregar las suscripciones monetarias a favor de la naciente Corporación".

En el Cuartel de calle Puente esquina Santo Domingo, se instaló el Cuartel de la Primera de Hachas y Escaleras que finalmente terminó en su Cuartel más permanente y tradicional en Bellavista y Recoleta.

Fue encargada la fabricación de un carro de escaleras a Valparaíso y se contó con material del Cuerpo Cívico de Zapadores y otros que llegaron de donaciones.

En los anales de la actual Octava, hay que destacar que el primer Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS) fue un fundador de esta Compañía, don José Tomás de Urmeneta, y el primer Secretario General, Máximo Argüelles y el primer Tesorero General, Juan Tomás Smith, también pertenecían a la Primera de Hachas y Escaleras.

Vinieron décadas de desarrollo de la Octava, que ya abarcan tres Siglos en los que se fue fortaleciendo su especialidad, modernizando su gestión y construyendo su historia, con sus momentos amargos, trágicos, de logros y progresos.

Momentos especialmente significativos y dolorosos se produjeron en los episodios en que dos octavinos perdieron la vida en cumplimiento del deber.

El 4 de julio de 1915, producto de las lesiones sufridas en un Incendio en calle San Diego, entre Alonso Ovalle y Alameda Libertador Bernardo O´Higgins, murió el bombero octavino Enrique Fredes Zúñiga, el Primer Mártir de la Octava Compañía y, significativamente por el número, el octavo Mártir del CBS.

Años más tarde, el 20 de noviembre de 1933, muere en Acto del Servicio, el Secretario de la Compañía, Víctor Hendrych Husak, al colisionar el carro de la 8ª en calle Merced, cuando se dirigía a un Incendio.

En 1956, la Octava hace historia al crear la Brigada Juvenil, la primera en la Región Metropolitana, y que se dedicaría a formar a jóvenes futuros bomberos. Estuvo desintegrada varias años y tres décadas después volvió a reorganizarse, funcionando hasta nuestros días, siendo cantera de octavinos.

La Compañía ha tenido bomberos insignes, y muchos de ellos ocuparon cargos de Comandantes y otros puestos en la Comandancia, destacando el médico Guillermo Morales Beltramí, quien fuera Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago y fundador y primer presidente de la Junta Nacional de Bomberos de Chile.

El avance del país, de la ciudad y de la propia institución bomberil, fue aumentando las exigencias de la Octava que, sin perder sus tradiciones ni olvidar su historia, se modernizó y actualizó renovando su material, formando a sus integrantes y mejorando su especialización.

Es así que actualmente la 8ª del CBS cuenta con la especialidad de Escalas, Rescate (vehicular y en altura) y Rescate Técnico Pesado, contando con tres máquinas (Q-8, RX-8 y M-8) capaces de atender diversidad de alarmas de todo tipo de complejidad.

Este 30 de diciembre del 2010, conmemora con orgullo y alegría sus 147 años de existencia al servicio de la comunidad y de los valores bomberiles.

No tiene derechos para añadir comentarios