Octava Compañía de Bomberos de Santiago

Relato de una Competencia

Octava 438 copia00

VER FOTOS

El pasado domingo 25 fue un domingo especial para nuestra querida Compañía y sin yo sospecharlo, también lo sería para mí y un grupo de Bomberos octavinos. En efecto, ese día se desarrolló la competencia interna de Compañía Francisco Hayes Cole, destacado octavino. Que enfrenta a los equipos de Voluntarios Honorarios y Voluntarios Activos.


Todo comenzó muy temprano, de no ser por la alarma de mi teléfono quizás no despierto. Un suave desayuno de yogurt con cereal, la ducha, vestirme y en camino al cuartel. Llegue puntualmente a las 9:00, hora de citación. “Formar”, dice nuestro Teniente. Al haber una buena asistencia, la sala de máquinas se hizo chica, también estaba la Brigada Juvenil, así que formamos en tres filas. Se realizan los saludos protocolares al Capitán, Director y se distribuye el personal en las tres máquinas, Q8, RX8 y M8 para dirigirnos al lugar del ejercicio. Los que íbamos en vehículos nos llevamos a quienes no pueden tripular, brigadistas y/o familiares. Antes de salir y en los saludos que uno hace a los compañeros de bomba se notaba alguna tensión, quizás preocupación, por la responsabilidad que se nos venía. Ser parte o no del equipo y correr en una competencia interna. Claro que nadie aun sabia quien correría pues la designación no se realizaba. Aunque parezca curioso, estas se realizarían en el mismo lugar sabiendo con que voluntarios se disponía y las condiciones físicas de ellos. Esto es parte de la competencia, pues el “movimiento” se entrega el viernes anterior y no se tiene tiempo de realizar alguna práctica. Situación pareja tanto para “Honorarios” como “Activos”.


Llegamos finalmente a la cancha del Regimiento Logísticos del Ejercito, en el barrio Independencia. Un lindo día nos acompaña, amaneció con algo de bruma, pero rápidamente se disipó dejando un día pleno de sol y calor. La tensión aún se siente y se va incrementando poco a poco, a medida que el reloj avanza y se va acercando la hora de “competir”.
Pero antes se debe armar el puente de competencia y la pirámide fija que reemplazará a la mecánica que presentó una falla técnica. La camaradería se mantiene incólume entre Honorarios y Activos, sin embargo, sentimos la presión de poder obtener un buen resultado.


Todos los Activos reunidos en un rincón de la cancha, mientras que los Honorarios hacen lo propio, comenzamos a delinear el equipo. El más antiguo de los activos presente, El “Titi” Silva, va armando el equipo, a pesar de que Waldo Guerra Capitán de los Activos, aun no llegaba a la cancha. Le toco una situación difícil, dejar a algunos activos fuera, pues habíamos 19 y debían correr 16. Finalmente se optó que corrieran los que ya tenía al menos una competencia “en el cuerpo”, así fue que justo hubo tres Voluntarios que no habían corrido y quedaron fuera, sin embargo, seguían siendo parte de los Activos y entregaban sus buenas vibras para alcanzar un buen resultado. Los Honorarios por su parte también realizaban las ultimas coordinaciones. Los veía tensos, quizás presagiando un resultado negativo.
Llegan al campo los 4 jueces de cancha, 4 Capitanes amigos que fueron invitados para que oficiaran con la gran responsabilidad de ser jueces y dirimir al equipo ganar. Ellos eran de la 4ta, 9ª, 12 Y 15 cías.
Llegó el momento. Nuevamente formados, rendimos honores a nuestros oficiales y capitanes invitados, interpretamos el himno nacional y de Compañía, ambos cantados por toda la Compañía e invitados.
Se sortea el equipo que comienza. Parten los Honorarios. Percibí en los Honorarios cercanos que no les agradó partir, algunas caras raras y comentarios a baja voz delatan esa apreciación. Por el contrario, a los Activos nos gustó esa definición.
“En 10 minutos”, dice el Capitán, “comienza la competencia”.


Listo, ya a estas alturas los equipos están completamente definidos y las funciones asignadas. Los Honorarios comienzan a realizar algunas elongaciones, siguiéndole los pasos algunos de los activos.
Se forman los Honorarios. Pita el capitán y arrancan. Observamos con atención su desarrollo. Sin dudas nos sorprende su destreza, adquirida en más de 10 años en las filas. Llevan un buen tiempo hasta que sucede lo impensado, cae una correa dentro del patio de luz, zona prohibida y que significa un castigo en tiempo. Sigue el desarrollo y completan los movimientos impecablemente. Agotados por el esfuerzo, el sol hace ya estragos a esa hora, pero felices de completar. Sí, les preocupa lo de la correa, sin embargo, el tiempo de competencia es bueno.


Llega el turno nuestro, de los Activos. Nuestra consigna era correr con tranquilidad y evitar tener errores que nos castiguen con tiempo. Pita el capitán y arrancamos. Todos los nervios previos, ya quedan en el bolsillo, ahora es el momento de correr y hacer lo asignado. A mi posición comienzan a llegar las primeras escalas para armar el puente. Completamos el movimiento, salimos de la cancha y el tiempo se detiene. ¿Cuánto hicimos? Esa era nuestra gran pregunta. Nos esteramos que nuestro tiempo fue mayor que los honorarios, pero sin faltas. Inmediatamente comenzó el rumor de que parte del puente no quedó armado como “debía ser”. Los jueces de inmediato comenzaron a deliberar sobre lo acontecido. Mucho “lobby” se observaba tanto por parte de nuestro Capitán de equipo como el de los Honorarios. Finalmente, los jueces se agrupan para tomar la decisión.


A formar nuevamente, ya para ir concluyendo nuestra competencia, y el Capitán de Compañía recibe de los jueces su decisión. Desestiman la situación de armado del puente, pues las bases no lo indican expresamente, el puente quedo armado y firme en su lugar. Con respecto a los tiempos sumando el castigo a los Honorarios, se da por ganador a los ACTIVOS.
No hubo un festejo exaltante, pero íntimamente si sentíamos la satisfacción de ganar a Bomberos con mucha experiencia. Pero como siempre la camaradería es nuevamente la tónica, donde Activos y Honorarios nos juntamos para compartir como grandes octavinos que somos.


GRANDE LA OCTAVA.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar