Octava Compañía de Bomberos de Santiago

Cual si fuera un llamado a incendio

IMG 8505 copia00


Cual si fuera un llamado a incendio, estuvimos puntuales en el cuartel, una dotación de Voluntarios; encabezados por nuestro Teniente 1ero Sr. Francisco Núñez Zolezzi. Entre Honorarios y Activos, la emoción se transformaba en "un lento caer de granitos, dentro de un reloj de arenas"

VER FOTOS

Ya listos, prestos y dispuestos para una de las citaciones más solemnes y sepulcrales. En unos momentos seríamos partícipes de una de las páginas inmaculadas de la historia de nuestra aguerrida Octava. Con sentimientos encontrados, partimos en columna de marcha, desde el frontis de la entrada principal del Cementerio General, hasta el lugar físico donde converge aquel nexo mágico entre lo terrenal y lo espiritual, en el frontis de nuestro Mausoleo Institucional, fundado en 1907. En este, la columna de marcha se detuvo donde descansan los restos mortales de nuestros fundadores, Mártires y Voluntarios que creyeron en una institución mejor, dejando su legado antes de partir a la eternidad.

A contar de aquel instante, fuimos testigos del traslado de restos de nuestro primer Mártir, Don Enrique Fredes Zúñiga (Q.E.P.D.), quien funestamente perdiera la vida en acto servicio, en un tenue atardecer del día 4 de Julio de 1915, a las 08:00 horas P.M., a consecuencia de las heridas y quemaduras que sufriera en el incendio de calle San Diego esquina, Padre Alonso de Ovalle, el día 2 de Julio del mismo año. En cada golpe del cincel, su lápida dejaba entrever, los primeros rayos de luz de este día. Luz que nos ha inspirado, por la senda del buen servicio a la comunidad, aquella que lo llevó a ser Capitán Fundador, en 1901 de la Primera Compañía "Zapadores de Mariluan", actual Cuerpo de Bomberos de Victoria. Hoy, a más de 101 años desde su trágica partida, partida que resuena como el tañer de la campana, que rinde honores de cierto modo. Sus restos fueron depositados en cendo féretro, sellando nuevamente uno de los pilares fundamentales de nuestros valores y tradiciones, siendo ubicado en la pared Sur-Oriente, con el nicho N°102, de dicho mausoleo institucional.

Al finalizar, nuestro Director Sr. Cristian Aracena Avendaño, expresa su agradecimiento por la concurrencia, dando a conocer la relevancia de lo acontecido y que estaba pendiente esta “Romería en Memoria", la cual culmina este capítulo de nuestra historia, con la solemnidad correspondiente. Se resguardaron algunos objetos únicos que lo recuerdan fielmente, los cuales serán depositados en senda urna, cuál capilla ardiente, que le acompañará, bajo la vitrina que contiene su uniforme, en nuestro Salón de Sesiones. Así será, recordado por la eternidad y las nuevas generaciones sabrán donde se gestó el heroísmo, la hidalguía espiritual, la trascendencia de lo que hemos sido y seguiremos siendo(...) ¡Aguerridos Octavinos!

"(...) Uno muere cuando lo olvidan... Más hoy, Don Enrique Fredes Zúñiga, eres eternidad".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar