Octava Compañía de Bomberos de Santiago

Discurso Conmemoración Víctor Hendrych Husak

15122886 1797003417234356 7209445047998088348 o

 

"Buen día estimados compañeros, me honra estar hoy frente a ustedes en la conmemoración del octogésimo tercer aniversario de la trágica muerte de Víctor Hendrych Husak, muerto en acto de servicio, quien perteneciera a nuestra guardia nocturna. es en este contexto en el que me gustaría hablar sobre cómo su legado ha sentado las bases de la octava compañía, permeando a nuestros voluntarios con su espíritu imperecedero.

FOTOS


Noviembre de 1933, a poco de cumplirse 60 años de la fundación del cuerpo de bomberos de Santiago, es bastante probable que en esa fecha se estuvieran realizando los preparativos para la celebración, pero el destino quiso otra cosa.
Eran más de las 4 de la mañana cuando nuestro porta escalas fue despachado a una alarma de incendio en calle san francisco y 10 de julio , Víctor, secretario de compañía e integrante de la guardia nocturna tripuló la unidad junto a sus compañeros sin saber que esta vez no regresaría.


Han pasado 83 años desde que ese tranvía eléctrico colisionó al carro porta escalas en la intersección de las calles merced y calle de las claras (actual Mac Iver) arrebatándole la vida de manera tan violenta. 83 largos años en los que la compañía ha crecido, ha concurrido a cientos de emergencias, en los que han sucedido muchas anécdotas, pero su recuerdo permanece intacto. .


En la sociedad en la que vivimos, en la que las instituciones pierden credibilidad por parte de la ciudadanía, resaltan las figuras de hombres como Víctor Hendrych, y nos hacen reflexionar acerca de cuál es nuestro objetivo.
Creo importante recordar que en esos años la protección personal se limitaba a la cotona de cuero, un casco y la toalla, en los que la mayoría de las construcciones eran de adobe, época en la que ser bombero significaba un arrojo a toda prueba, en la que nuestros aguerridos octavinos cruzaban la ciudad raudos a atender las emergencias y volvían cansados pero con el corazón lleno, porque una vez más habían cumplido con su deber, ese deber que nace desde lo más profundo del ser, ese que supera toda lógica, el de entregarse en cuerpo y alma para ayudar al desvalido sin una recompensa más que el saber que se salvó una casa o se rescató a una familia de nuestro voraz enemigo, el fuego. Este es el legado que tanto Víctor como nuestros fundadores han traspasado a las generaciones posteriores a través de los años, legado escrito a fuego en la historia de nuestra casa octavina.


Es deber de las nuevas generaciones que el recuerdo de Víctor perdure en el tiempo, día a día, que la llama de su memoria se mantenga perenne en nuestros corazones, que siga más vivo que nunca y que cada vez que suenen los timbres, él sea uno más en la tripulación y guíe nuestros pasos para así continuar la senda que algún día trazaron nuestros fundadores."

Discurso Camila Vaz, en la conmemoraión de nuestro Mártir Victor Hendrych Husak, Domingo 20 noviembre 2016

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar