Octava Compañía de Bomberos de Santiago

Romería

IMG 20170704 WA0028

 

"Buenas noches señor director de nuestra octava compañía, señor capitán, señores oficiales, voluntarios y postulantes:

Hoy nos juntamos como compañía, como la familia octavina a conmemorar 102 años de un bombero, que, a pesar de las lesiones, hasta el último momento sostuvo firme su hacha cumpliendo con su deber, nuestro primer mártir quien en un día como hoy a las 8 de la noche caía producto de las lesiones del incendio, uno de nosotros caía, un octavo mártir de la institución y por ocho días las banderas a media asta flameaban en cada cuartel, hablo de Enrique Fredes Zúñiga.

Con 39 años de edad en 1913 llega a formar a nuestras filas Enrique Fredes, buscando continuar esa pasión que cada uno de nosotros compartimos, la de ser bombero. Antes de llegar a la octava fue bombero en chillan y victoria donde desempeño variadas funciones hasta llegar a la casa grande, la octava. Era conocido por ser un hombre alegre, un zapador, una persona digna de conocer, fredes era viudo tenía seis hijos y se desempeñaba como sastre.

Pero es que ese fatídico día 2 de julio, caló en lo más profundo de sus compañeros… aquella madrugada en que todo cambió. Sonaba la sirena y Enrique Fredes corría raudo a su cuartel, un incendio en san Diego y Alonso de Ovalle era el motivo, raudo por las calles de Santiago llegan y paran la primera escala con destreza y valor se detuvo el avance del fuego, un excelente trabajo de la octava, pero algo humeaba en lo que quedaba del incendio ,las condiciones del techo no eran favorables, aquello no lo sabían Fredes, López y González, la situación ya estaba controlada, el material se replegaba y no había señal que delatara lo que se avecinaba, trabajando con ese coraje que muestra cada octavino, subieron al techo aquellos 3 valientes bomberos a cumplir con su labor, un sonido, esa famosa crepitación no alertó a fredes, de un momento a otro una viga cede y el techo sucumbe, López y González logran aferrarse de un muro dentro de la estructura y logran salvarse , pero no corre la misma suerte Fredes desapareciendo entre el polvo y humo que en el momento había, luego del estruendo y entre los escombros salen López y González ,rápidamente todos empiezan a buscar a fredes, encontrándolo al par de minutos, mal herido, bajo los escombros, desorientado, casi moribundo, había caído hasta el primer piso, ensangrentado y con quemaduras lo encuentran firme con su hacha, aún vivo, rápidamente es trasladado al hospital san juan de dios, dos días más tarde un 4 de julio con 41 años de edad y 6 hijos, Fredes fallece producto de las lesiones…

Esa vocación, ese esfuerzo, esa perseverancia que destaco a Fredes es un ejemplo a seguir por cada uno de los que continuamos esta historia, no sé lo que es perder un amigo, un compañero de guardia, alguien con quien compartimos risas, mesas de pool, cenas, espero nunca saberlo, cada uno es parte fundamental de esta compañía que una vez más conmemora la caída de uno de los nuestros.

Enrique Fredes Zúñiga

Firme, muerto en acto del servicio."

Cristian Viza Fernández

Voluntario.