Octava Compañía de Bomberos de Santiago

Octava corre por la vida !

IMG 7663

"Siempre hay una primera vez y siempre algo que nos aterra enfrentar" pensaba mientras me miraba en el espejo antes de salir al costanera. 
La verdad, es que desde que había ingresado a la 8va compañía de bomberos De Santiago, había tenido mil cosas que me atrapaban en dudas: las alturas, el primer 10-0-1, la primera guardia nocturna... mi edad para ingresar a una compañía plagada de bravos y experimentados voluntarios..Mi edad. Mi edad! 42 para ser exacto. El mismo temor que tuve cuando postulé..
En eso pensaba también... "para que me habré inscrito!... capaz que ni pueda llegar al final". Y de pronto, me vi caminando a las entrañas del edificio más alto de Latinoamérica, por una noble causa y con el estandarte de mi compañía a mis espaldas. 
Me flaquearon las piernas, me faltó el aire muchas veces, falló mi equipo ERA, me detuve. Claro! Pero jamás pensé en no llegar. Miraba muchos bomberos sentados en las escaleras, apoyados en las paredes... en cada escalón que subíamos, nos dábamos una mirada de apoyo o alguna palabra de aliento. Perdí la cuenta cuantas veces me topé con los mismos, y cuantas veces chocamos las botellas de agua en un salud! fraterno. 
No. No me detuve. La causa era noble y sabía que no era Andrés el que subía: era mi compañía completa la que me empujaba cada vez que mis piernas fallaban.
Y llegué. Enfrentando mi primer desafío de subida. No llegué mirando mi tiempo... llegué pensando en hacerlo, en mi octava, en la causa. Tal como quizás seguiré enfrentando otros por delante: con la octava en el pecho y mis camaradas de compañía, abrazados en el deber de siempre lograr lo que nos proponemos.

Andres Lagos Ruiz
Voluntario Activo 

 

IMG 7668

Todo empezó un día sábado, no recuerdo que fecha, un día habitual de ejercicios de escalas, terminando la actividad se reúne la brigada, y nuestros instructores nos comentan qué hay un desafío bomberos, en el cual podían participar las brigadas juveniles, al comienzo lo dudamos, pues ese desafío era subir el Costanera Center, luego de la motivación de nuestros instructores, decidimos 3 compañeros y yo, a subir...con una condicion, subir con una foto de la hija de nuestro cuartelero, Don Gabriel...
La brigada quedo de acuerdo en subir con la foto de la señorita Claudia Fernández, quien espera un trasplante de los dos pulmones, quien sinceramente me conmovió, tras conocer su historia. 
Domingo 3 de septiembre, aproximadamente a las 7:30 de la mañana, llegue al lugar, mi hora de presentación era 10:05 y de subida 10:35, cuartel 16... era la última de la brigada en subir, los nervios me comían al ver cuánta gente subía, pues siendo sincera, pensé que no lograría llegar al piso 43. Contando con el apoyo de los brigadieres de otra compañía, mi madre, instructores y compañeros, fui, si, fui y me presenté.
Comencé a hacer fila...con un nudo en el estomago...llegue al escenario y así fue como a las 10:24:43, gritos de apoyo, etc.
Comenzó una de las experiencias más grandes de mi corta vida, comencé a subir, subir, subir, y vi muchos voluntarios, subiendo, otros  sentados, tomando agua, realmente cansados, pensaba, como llegue acá... recordé cuál era mi razón, Claudia...con ánimo seguí subiendo pare un par de veces, estaba muy cansada, y con solo mirar a los demás, y el apoyo que me daban, un vamos brigadier siga siga usted puede, seguí mi rumbo llegando al piso 40, terminándolo corriendo.
Los abrazos eran tan importantes, tan lindos, con un significado tan grande, había subido unos de los edificios más grandes de Latinoamérica, jamás pasado por mi cabeza. Demorándome 17:56.
Pasado un rato de descanso, baje diciéndonos, bonitos que los van a premiar, salir a donde partí, ver gente felicitándonos, y nuestras medallas que decían, Finalista...ver a mi mama abrazándome, mis amigos, instructores, voluntarios, fue lo mejor. Todo mi sacrificio valía la pena, mi propósito ya estaba cumplido.
Luego de un descanso, me tocó el brazo un niño, diciéndome que si podían entrevistarme, si, entrevistarme, me moría de vergüenza salir en televisión, y así fue como la cadena Nexo ESPN, me entrevistó, preguntándome mi experiencia, cuantos años tenía, etc...al terminar, se me acerca la presidenta de la Corporación del trasplante, a decirme que si podía sacarse una foto conmigo y otro brigadier, a lo que aceptamos, explicándonos, que su hija había donado sus órganos, y que esto era muy importante para ella...
Pasaron las horas, y conversando, se me acercaba la gente con cámaras, grabando mi casco... grabado la foto de Claudia, y el por ella corremos, preguntándome quién era, y por que corríamos por ella, explicando las razones, la gente se emocionaba, y así fue pasando el rato, que ocurría lo mismo.
Y así fue como tipo 14:00 me retire del lugar, quedando en el puesto 5to, y con una experiencia inolvidable, lo único que me queda por decir, es gracias a mi familia Octavina por todo su apoyo, por mi brigada, que estuvieron ahí, y a mi familia quien fue, la que jamás me dejo de apoyar, sin más que decir, pero con mucho orgullo, de lograr mi objetivo, me despido.
Grande la octava!

Sofía Ávila López.
Brigada Juvenil "Luis Bravo Menadier".
8va cía.