Octava Compañía de Bomberos de Santiago

Conmemoración 104 años Mártir Enrique Fredes Zúñiga

El pasado 4 de Julio se conmemorarón los 104 años de muerte de nuestro Mártir Enrique Fredes Zúñiga,quién falleció en acto de servicio en 1915. A continuación se presenta el discurso realizado por el voluntario Marco Pinto (como integrante más nuevo de la Compañía) en la ceremonia realizada en el Mausoleo Institucional del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

Señor director Daniel Alarcón Parker, Capitán Claudio Muñoz Ramírez, Oficiales de Compañía, voluntarios y voluntarias;

Han pasado ya 3 meses desde mi ingreso a la compañía de la “Unión”, han pasado 90 días de aprendizaje entre libros, conversaciones, charlas, discursos y otros eventos. Han pasado 12 semanas de nuevas experiencias y relaciones personales compartidas entre pasillos, llamados, conmemoraciones, celebraciones, citaciones y varios más. Han pasado 3 meses de vivencias positivas que he adquirido en mi nuevo día a día. Son momentos, son situaciones, y  hoy, como voluntario de la Octava,  me toca referirme a un suceso que marcó a esta gloriosa Compañía, me toca recordar y hacer homenaje en el día de su fallecimiento a Don Enrique Fredes Zúñiga.

Son 104 los años que han pasado desde que Don Enrique escuchó por última vez el tono de una paila. Son 104 los años que como compañía llevamos un dolor inmenso de perder un ser querido. Un valor irremplazable para nuestras fuerzas se iba aquel  4 de Julio para no volver nunca más a vestir nuestros colores. Aquel que diga que está preparado para perder un voluntario en acto de servicio que lo diga, porque me he dado cuenta con esto, que nadie lo estará jamás. Como Compañía sentimos esa angustia y pésame eterno de despedir en cada llamado a nuestro valiente héroe, cada 4 Julio durante el inmortal duelo nos preguntamos con desconsuelo y pesar si don Enrique Fredes pudo concebir la felicidad sirviendo desde el mas allá a la comunidad.

La historia de aquella noche oscura del 2 de Julio terminó de manera adversa para Don Enrique. Al momento de ceder aquel techo, se llevo la consciencia de un prócer bomberil, un hombre sabio y valeroso. La infortuna llego en aquel incendio en San Diego y terminó por quitarle el último aliento en un funesto Hospital San Juan de Dios.

Nosotros, la Octava compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago,  te recordamos siempre,  y con la mano en el corazón hemos jurado y prometido hacerlo siempre, desde nuestros más profundos sentimientos, desde la generosidad de nuestro ser, hemos decidido honrarte por tal majestuoso acto. En este homenaje perdurable en el infinito te enaltecemos desde la figura del santo del fuego, y que tal como en los 4 de Julio anteriores, te hacemos llegar al cuartel sagrado, estas palabras de agradecimiento.

Que son 3 meses al frente de tus 104 años de enseñanzas, que, aunque no sean directas, están presentes en todas las mentes y corazones de los octavinos activos y que alguna vez pasaron por estos cimientos. Hoy me toca sentirme pequeño frente al solemne eterno voluntario. Hoy me toca agradecerte y alabarte.

Hasta luego Enrique Fredes Zuñiga, firme muerto en acto de servicio.

No tiene derechos para añadir comentarios