historiabj82014Por: Vol. Hon. Julio Bravo Becerra

Si queremos intentar escribir la Historia de la Brigada Juvenil de la Octava, tenemos que remontarnos al año 1955, cuando los destinos del Cuerpo de Bomberos de Santiago eran regidos por don Hernán Figueroa Anguita, como Superintendente, y don Luis Alonso Gómez, como Comandante. Ese año en el  Cuartel de Avenida Santa María número 575, la Octava señalaba el camino al resto de las compañías al crear la Primera Brigada Juvenil del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

En aquella oportunidad, la oficialidad encabezada por don Moisés Castillo Bañados, como Director, y don Luis Bravo Menadier, como Capitán promueven y respaldan la labor de los entusiastas Instructores señores Mario Echenique Martínez, José Guillermo Alfaro Vargas y, el secretario, Fernando Muñoz Muñoz.

Es por este coraje declarado y fructífero, que se hace imprescindible hacer una reseña de quien fuera el principal gestor de esta iniciativa: don Luis Bravo Menadier.

Luis Bravo Menadier era la tercera generación de su familia en pertenecer a nuestra institución, por ser hijo de don Luis Bravo Arizmendi, quien fuera voluntario de esta misma Compañía desde enero de 1916 hasta el 31 de julio de 1934, fecha en que fallece; y nieto de don Julio Menadier Johnn también voluntario en 1863 cuando se formó el Cuerpo de Bomberos, siendo así uno de los promotores de esta Institución engrosando las filas de la Primera de Hachas y Escalas.

Luis Bravo Menadier fue el mayor de tres hermanos los cuales tomaron el legado de abnegación, disciplina y entrega desinteresada inculcado por su padre en pos de la ciudadanía.

Su historia personal en nuestra compañía comienza en enero de 1942, mes en que ingresa a la Octava, con 20 años de edad y cursando estudios de Licenciatura en Biología y Química en la Universidad de Chile.

Todos los conocimientos adquiridos en su vida profesional los entregó al Cuerpo de Bomberos de Santiago y a su Compañía, un profesor incansable en materias relacionadas con el fuego. Sus dotes de profesor lo llevaron a trabajar con niños incluso en su vida bomberil, fundando así la Primera Brigada Juvenil del Cuerpo en el año 1955, con un total de 10 niños, de los cuales aún permanecen dos en esta casa octavina, ellos son: Don Julio Vera Alvarado y Don Francisco Francisco Francisco.

Estaba convencido de que en un futuro cercano gran parte de los voluntarios de bomberos serían brigadieres de las mismas compañías o de otras.

Es, obviamente, a través de los relatos de don Julio Vera Alvarado y don Francisco Francisco Francisco, como van tomando forma los recuerdos de aquella primera Brigada Juvenil. Así también afloran las memorias y las muestras de gratitud para quienes de una u otra forma prestaran apoyo a este grupo de jóvenes, que casi medio siglo atrás corrían presurosos al cuartel al sonido de la alarma, mostrando orgullosos su placa rompefilas de color rojo lacre y persiguiendo al mercedes 1955 y su papí de cuatro cornetas.

Hasta las nueve nada más podían quedarse, pero no importaba tanto, ya que la fiesta no terminaba al abandonar el cuartel. Les quedaba aún el camino a casa, que lo hacían montados en patota en el Ford 10 negro de don Ramón Fernández Vals. Allí donde debían caber cuatro eran diez brigadieres los que se acomodaban, mientras don Ramón sólo se reía y repartía al montón de muchachos, así se tratara de Actos del Servicio, Ejercicios, rumbo al cuartel o a las casas.

Don Luis Bravo Menadier, luego de haber estado alejado casi tres años de su querida octava producto de una enfermedad, fallece el 22 de noviembre de 1973.

A continuación se presenta lo que se escribió en la memoria presentada a la compañía el 30 de Diciembre del año 1973, como recuerdo de este voluntario.

“…Y es así como el día 22 de noviembre se producía el deceso de don Luis Bravo Menadier, ante quien no podemos menos que inclinarnos reverentes ante el brillante y excelente servicio prestado a la compañía y el Cuerpo de Bomberos.

Se distinguió tanto en los cargos de oficial activo como administrativo de la compañía, ocupando casi todos los puestos de oficial, tanto de Ayudante, Teniente, Secretario, Capitán para culminar como Director de la compañía en el año 1963.

En la Oficialidad General desempeñó el cargo de Inspector General y su capacidad creativa y de servicio lo llevó a formar el Departamento de Prevención de Incendio del cual fue su primer Inspector e Instructor.

Al evocar su figura no podemos menos que brindarle nuestro reconocimiento”.

Estas líneas reflejan el paso de Don Luis Bravo Menedier por la Octava.

Pasaron largos años y la brigada dio sus frutos en las filas de nuestra Octava. Luego de ello hubo que esperar hasta mediados de 1999 para ver un nuevo ciclo de este semillero. Al asumir la Capitanía don Hernán Barrera
Marras, se da a la tarea de reactivar la Brigada, encontrando un amplio apoyo del Director de la época don Julio Rafael Bravo Becerra y del Teniente Segundo don Ramón Fernández de la Fuente, dándole nuevamente la importancia necesaria a esta brigada, poniéndola en funcionamiento con 35 brigadieres, convencidos de que podían entregar a nuestra juventud un espacio en el cual podían ser útiles a la sociedad como brigadieres y posteriormente como voluntarios.

Es así como entre los años 2000 y 2002 fueron distinguidos en variadas actividades de nuestra institución, como fue convertirse en la primera Brigada Juvenil de Chile en certificarse ante la Academia Nacional de Bomberos en el
curso de R.C.P. 2000, además de participar en el Ejercicio General de Brigadas el 15 de diciembre del 2001, bomberees (2001 – 2002), actividades de camaradería, campeonatos deportivos, entre otros. También fueron distinguidos en instancias externas, como programas de la televisión, donde pudieron demostrar sus capacidades y sus conocimientos.

Tal como en los años 50 algunos de los brigadieres ingresaron a la compañía, después del año 2000 hemos tenido una gran cantidad de ex brigadieres ingresando a esta casa octavina.

Es así como podemos destacar a los que a esta fecha aún forman parte de nuestras filas, ellos son:

Julio Vera Alvarado

Francisco Francisco Francisco

Claudio Muñoz Ramírez

Roderick Acevedo González

Felipe Maldonado Villar

Tatiana Cabrera Rivera

Benjamín Bravo Rivera

Juan Barrios Santis

Jorge Salazar Correa

Fernando Torres Rojas

Macarena Gálvez Fouilloux

Joaquín Reyes Cornejo

Milenka Loayza Jiménez

Felipe Orellana Sánchez

Marcos Pacheco Hernández

El inicio del año 2006 sorprendió a las Brigadas Juveniles trabajando en sus propios cuarteles, realizando labores de capacitación y ejercicios de destreza en forma autónoma, sin tener actividades grupales con otras compañías. Todo esto bajo la supervisión del Tercer Comandante Don Ignacio Cancino Rojas. Es así que surge la inquietud de volver a coordinar un trabajo conjunto de las Brigadas.

Es por esto que en el mes de mayo de 2006, acordó la superioridad del Cuerpo que para la premiación del Concurso Pictórico y Literario, a realizarse al día 25 de junio de 2006, las Brigadas Juveniles presentaran un ejercicio demostrativo en el frontis de la Estación Mapocho, lugar que sirvió de escenario para esta premiación, encargándole esta tarea al Instructor Jefe de la Octava don Julio Rafael Bravo Becerra coordinar esta presentación. En dicha oportunidad se realizó un movimiento de rescate y otro de agua. Producto de esto, las Brigadas Juveniles fueron felicitadas por el señor Superintendente Don Cristian Pérez Benítez y el Comandante de la Institución Don Marcial Argandoña Galetti, presentes en el acto.

El 22 de septiembre de 2006, se nombra por primera vez a un Inspector de Comandancia en el Departamento de Brigadas Juveniles, en la Orden del Día número 106/2006, el señor Julio Rafael Bravo Becerra, Voluntario Honorario de la Octava Compañía, es nombrado.

De todos los ex brigadieres que ahora pertenecen a la Compañía, gran parte de ellos han ocupados o están ocupando cargos de oficial, tanto de mando como administrativos y también como Ayudantes de Comandancia. Es por esto que, sin duda, podemos decir que las Brigadas Juveniles, han sido un gran aporte a nuestra comunidad, ya que además de formar niños que después van a saber enfrentar la vida con otros ojos, también son formadoras de excelentes bomberos para nuestra nación.s que remontarnos al año 1955, cuando los destinos del Cuerpo de Bomberos de Santiago eran regidos por don Hernán Figueroa Anguita, como Superintendente, y don Luis Alonso Gómez, como Comandante. Ese año en el Cuartel de Avenida Santa María número 575, la Octava señalaba el camino al resto de las compañías al crear la Primera Brigada Juvenil del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

En aquella oportunidad, la oficialidad encabezada por don Moisés Castillo Bañados, como Director, y don Luis Bravo Menadier, como Capitán promueven y respaldan la labor de los entusiastas Instructores señores Mario Echenique Martínez, José Guillermo Alfaro Vargas y, el secretario, Fernando Muñoz Muñoz.

Es por este coraje declarado y fructífero, que se hace imprescindible hacer una reseña de quien fuera el principal gestor de esta iniciativa: don Luis Bravo Menadier.

Luis Bravo Menadier era la tercera generación de su familia en pertenecer a nuestra institución, por ser hijo de don Luis Bravo Arizmendi, quien fuera voluntario de esta misma Compañía desde enero de 1916 hasta el 31 de julio de 1934, fecha en que fallece; y nieto de don Julio Menadier Johnn también voluntario en 1863 cuando se formó el Cuerpo de Bomberos, siendo así uno de los promotores de esta Institución engrosando las filas de la Primera de Hachas y Escalas.

Luis Bravo Menadier fue el mayor de tres hermanos los cuales tomaron el legado de abnegación, disciplina y entrega desinteresada inculcado por su padre en pos de la ciudadanía.

Su historia personal en nuestra compañía comienza en enero de 1942, mes en que ingresa a la Octava, con 20 años de edad y cursando estudios de Licenciatura en Biología y Química en la Universidad de Chile.

Todos los conocimientos adquiridos en su vida profesional los entregó al Cuerpo de Bomberos de Santiago y a su Compañía, un profesor incansable en materias relacionadas con el fuego. Sus dotes de profesor lo llevaron a trabajar con niños incluso en su vida bomberil, fundando así la Primera Brigada Juvenil del Cuerpo en el año 1955, con un total de 10 niños, de los cuales aún permanecen dos en esta casa octavina, ellos son: Don Julio Vera Alvarado y Don Francisco Francisco Francisco.

Estaba convencido de que en un futuro cercano gran parte de los voluntarios de bomberos serían brigadieres de las mismas compañías o de otras.

Es, obviamente, a través de los relatos de don Julio Vera Alvarado y don Francisco Francisco Francisco, como van tomando forma los recuerdos de aquella primera Brigada Juvenil. Así también afloran las memorias y las muestras de gratitud para quienes de una u otra forma prestaran apoyo a este grupo de jóvenes, que casi medio siglo atrás corrían presurosos al cuartel al sonido de la alarma, mostrando orgullosos su placa rompefilas de color rojo lacre y persiguiendo al mercedes 1955 y su papí de cuatro cornetas.

Hasta las nueve nada más podían quedarse, pero no importaba tanto, ya que la fiesta no terminaba al abandonar el cuartel. Les quedaba aún el camino a casa, que lo hacían montados en patota en el Ford 10 negro de don Ramón Fernández Vals. Allí donde debían caber cuatro eran diez brigadieres los que se acomodaban, mientras don Ramón sólo se reía y repartía al montón de muchachos, así se tratara de Actos del Servicio, Ejercicios, rumbo al cuartel o a las casas.

Don Luis Bravo Menadier, luego de haber estado alejado casi tres años de su querida octava producto de una enfermedad, fallece el 22 de noviembre de 1973.

A continuación se presenta lo que se escribió en la memoria presentada a la compañía el 30 de Diciembre del año 1973, como recuerdo de este voluntario.

“…Y es así como el día 22 de noviembre se producía el deceso de don Luis Bravo Menadier, ante quien no podemos menos que inclinarnos reverentes ante el brillante y excelente servicio prestado a la compañía y el Cuerpo de Bomberos.

Se distinguió tanto en los cargos de oficial activo como administrativo de la compañía, ocupando casi todos los puestos de oficial, tanto de Ayudante, Teniente, Secretario, Capitán para culminar como Director de la compañía en el año 1963.

En la Oficialidad General desempeñó el cargo de Inspector General y su capacidad creativa y de servicio lo llevó a formar el Departamento de Prevención de Incendio del cual fue su primer Inspector e Instructor.

Al evocar su figura no podemos menos que brindarle nuestro reconocimiento”.

Estas líneas reflejan el paso de Don Luis Bravo Menedier por la Octava.

Pasaron largos años y la brigada dio sus frutos en las filas de nuestra Octava. Luego de ello hubo que esperar hasta mediados de 1999 para ver un nuevo ciclo de este semillero. Al asumir la Capitanía don Hernán Barrera Marras, se da a la tarea de reactivar la Brigada, encontrando un amplio apoyo del Director de la época don Julio Rafael Bravo Becerra y del Teniente Segundo don Ramón Fernández de la Fuente, dándole nuevamente la importancia necesaria a esta brigada, poniéndola en funcionamiento con 35 brigadieres, convencidos de que podían entregar a nuestra juventud un espacio en el cual podían ser útiles a la sociedad como brigadieres y posteriormente como voluntarios.
 
Es así como entre los años 2000 y 2002 fueron distinguidos en actividades de nuestra institución, como fue convertirse en la primera Brigada Juvenil de Chile en certificarse ante la Academia Nacional de Bomberos en el curso de R.C.P. 2000, además de participar en el Ejercicio General de Brigadas el 15 de diciembre del 2001, bomberees (2001 – 2002), actividades de camaradería, campeonatos deportivos, entre otros. También fueron distinguidos en instancias externas, como programas de la televisión, donde pudieron demostrar sus capacidades y sus conocimientos.

Tal como en los años 50 algunos de los brigadieres ingresaron a la compañía, después del año 2000 hemos tenido una gran cantidad de ex brigadieres ingresando a esta casa octavina.

Es así como podemos destacar a los que a esta fecha aún forman parte de nuestras filas, ellos son:

Julio Vera Alvarado

Francisco Francisco Francisco

Claudio Muñoz Ramírez

Roderick Acevedo González

Felipe Maldonado Villar

Tatiana Cabrera Rivera

Benjamín Bravo Rivera

Juan Barrios Santis

Jorge Salazar Correa

Fernando Torres Rojas

Macarena Gálvez Fouilloux

Joaquín Reyes Cornejo

Milenka Loayza Jiménez

Felipe Orellana Sánchez

Marcos Pacheco Hernández

El inicio del año 2006 sorprendió a las Brigadas Juveniles trabajando en sus propios cuarteles, realizando labores de capacitación y ejercicios de destreza en forma autónoma, sin tener actividades grupales con otras compañías. Todo esto bajo la supervisión del Tercer Comandante Don Ignacio Cancino Rojas. Es así que surge la inquietud de volver a coordinar un trabajo conjunto de las Brigadas.

Es por esto que en el mes de mayo de 2006, acordó la superioridad del Cuerpo que para la premiación del Concurso Pictórico y Literario, a realizarse al día 25 de junio de 2006, las Brigadas Juveniles presentaran un ejercicio demostrativo en el frontis de la Estación Mapocho, lugar que sirvió de escenario para esta premiación, encargándole esta tarea al Instructor Jefe de la Octava don Julio Rafael Bravo Becerra coordinar esta presentación. En dicha oportunidad se realizó un movimiento de rescate y otro de agua. Producto de esto, las Brigadas Juveniles fueron felicitadas por el señor Superintendente Don Cristian Pérez Benítez y el Comandante de la Institución Don
Marcial Argandoña Galetti, presentes en el acto.

El 22 de septiembre de 2006, se nombra por primera vez a un Inspector de Comandancia en el Departamento de Brigadas Juveniles, en la Orden del Día número 106/2006, el señor Julio Rafael Bravo Becerra, Voluntario Honorario de la Octava Compañía, es nombrado.

De todos los ex brigadieres que ahora pertenecen a la Compañía, gran parte de ellos han ocupados o están ocupando cargos de oficial, tanto de mando como administrativos y también como Ayudantes de Comandancia. Es por esto que, sin duda, podemos decir que las Brigadas Juveniles, han sido un gran aporte a nuestra comunidad, ya que además de formar niños que después van a saber enfrentar la vida con otros ojos, también son
formadoras de excelentes bomberos para nuestra nación.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *