Bellavista Nº 594, Recoleta Santiago - Fono: +569 34495946 - +569 8807 9987

Cuerpo de Bomberos de Santiago

OCTAVA COMPAÑÍA

La Unión es Fuerza

Introducción

Con la misma solemnidad con que días antes habíase dado sepultura a los restos del malogrado voluntario señor Antonio Secchi, el 21 de Noviembre lleváronse a cabo los funerales del Secretario de la 8va Compañía, señor Víctor Hendrich, que había encontrado horrorosa muerte en el accidente que hemos hecho menciones en párrafo anterior.

 Nuevamente la ciudad de Santiago demostró al Cuerpo su adhesión en las horas de duelo que siguieron a tan luctuoso suceso, y todas las actividades, gremios, colectividades e instituciones congéneres de las ciudades vecinas hiciéronse representar en la larga columna que acompaño los restos del infortunado voluntarios hasta el lugar en que recibirán piadosa sepultura.

 S.E. el Presidente de la Republica, representado por un de sus edecanes, el señor Intendente de la Providencia, el Alcalde de Santiago, el Prefecto de Carabineros y una delegación de Oficiales del mismo Cuerpo, una escogida representación del Ejercito y muchas otras personas, formaban en las filas. Gran cantidad de coronas y de flores testimoniaban el pesar que había producido el sacrificio de un nuevo mártir de la abnegación y del deber.

 Llegado el cortejo al Cementerio General, después de recibir en el trayecto el homenaje silencioso de una multitud apostada en las calles que debía recorrer desde su partida del Cuartel General, hicieron uso de la palabra el señor Superintendente, don Luis Kappes, el señor Alcalde don Diego Fernández, el señor Director de la 9va Compañía de Bomberos de Valparaíso, en representación del Cuerpo de ese puerto; el Director de la doliente, Dr. don Guillermo Morales B. el Secretario General del Cuerpo de Bomberos de Puente Alto; el señor Julio Santander, en representación de la asamblea Liberal; un representantes del Sindicato de Empleados de la Compañía Industrial, el Director de la 1ra Compañía de San Bernardo el Vicesuperintendente del Cuerpo de Buin; el Secretario General del Cuerpo de Melipilla; el Director de la 3ra Cía., de Rancagua;  el Director  de la 2 de Viña del Mar: el señor Director Benjamin de la Puente en representación de la Compañía de bomberos de Lima Internacional; y el señor Pascual Venturino, por la Asociación de Jóvenes Cristianos.

Por no permitírnoslos el espacio de que disponemos, no insertamos las expresiones de todos los oradores que se dejaron oír en el acto del sepelio, pero hacemos costar que los discursos fueron elocuentes y sentidas manifestaciones del dolor que a aquellos embargaba en esos momentos y bellas oraciones fúnebres en que supo ponerse de relieve el sacrificio de Víctor Hendrych.

 

He aquí algunos de los discursos:

 Dijo el señor Superintendente, don Luis Kappes

               Señor:

               Aun no se extingue en nuestros oídos el tañido funerario con que la campana del Cuerpo de Bomberos acompañaba los restos de Antonio Secchi y ya la garra fatal de la desgracia ha hecho presa en otro de nuestros hombres. Esta vez ha tocado a la 8va. Compañía pagar su tributo de sangre a esta especie de Moloch, que se ha encarnizado con los miembros institución.

               Es la catástrofe de la madrugada de ayer hemos perdido a uno de nuestros mejores exponentes, Víctor Hendrych cayó cuando iba en alas de su entusiasmo y de su abnegación a cumplir su deber, como ha caído hasta hoy esa pléyade de muchachos valerosos, conscientes de su misión y sin temor al peligro.

               “Muero en acto del servicio”, Frase sublime, en cual se vislumbra la grandeza de una tragedia griega. Expresión conmovedora, que habla a los corazones de como se aprecia en el Cuerpo de Bombero el cumplimiento del deber y de cómo sus voluntarios hacen gala de valor y de pujanza, luchando cara a cara con la muerte.

               Con el martirio de Victor Hendrych nuestra institución anota gloriosamente un nuevo nombre en el libro de sus héroes y una llamarada de coraje estimulo prende en los que quedan para imitar su ejemplo.

               Señores: Hay desgracias que conmueve hondamente nuestros corazones, los espíritus se sobrecogen de pavor, se crispan los nervios en un gesto de impotencia y un grito de protesta arranca de nuestras alma, dolorido y triste. Pero cuando esa desgracia se repite, como en este caso, encuentra los ánimos seremos, con la fortaleza que de la adversidad frente a una catástrofe como la de ayer, los hombres que militan en esta institución estrechan sus filas en una majestad grandiosa, firmes, estoicos, radiantes de hombría y virilidad desafiando sonriente al hado fatal. El martirio impuesto a los elegidos no les arredra, por uno que cae se levantan centenares de pechos robustos, anhelosos de ocupar el sitio del que se fue. Y así nuestra institución se arraiga en las almas de la juventud idealista y valiente, crece y conquista la administración, el respeto y la gratitud de los hombres de bien.

               Si en alguna ocasión de mi vida yo he ambicionado poseer el don de la elocuencia, la magia de la palabra y del pensamiento, es en estos instantes en que contemplo el cuadro glorioso que formáis vosotros como los héroes de la leyenda, y que en las potencias de mi espíritu siente la vibración de nuestros corazones y escuchan con recogimiento el himno fervoroso que se eleva de ellos formando cortejo a nuestros mártires por las regiones de la inmortalidad.

               Pero mi voz es débil, mi palabra carece de esta fuerza que cautiva y emociona. El dolor y la pena que me causa ver estas vidas jóvenes arrancadas a sus hogares enmudeces mis labios, embotan mi celebro y sólo puedo deciros: voluntarios del Cuerpos de Bomberos, grandes es nuestra desgracia, profundo nuestro dolor, pero sobre esa desgracia y ese dolor se yergue mucho más grande aún nuestra resolución de perseverar en la misión salvadora y humana que nos hemos impuesto, por que el sacrificio de los que caen da nuevos bríos y mayor coraje.

               Victor Hendrych, sobre tu tumba dejamos las flores de nuestro cariño y nuestra admiración por tu heroísmo y os pedimos que, desde las regiones serenas de la gloria, veléis porque no se apaguen jamás en nuestras almas los sentimientos de altruismo que fueron la virtud más noble de nuestra vida.

               Paz sobre tu tumba, gloria sobre vuestro nombre.

 El señor Alcalde se expresó así:

               Otra vez señores, el destino implacable nos coloca en un acto de silencio y respetuosa devoción frente a la tumba de un bombero sacrificando en aras del cumplimiento del deber.

 ¡Qué ejemplo para la institución benemérita y para la sociedad toda es de estos jóvenes mártires que han abandonado las ilusiones mas caras de la vida para enfrentarse al peligro y caer rendidos frentes a él en desigualdad combate!

               La vida del bombero, sembrada de identidad y de belleza, levanta el espíritu deprimido en medio de las angustias e inquietudes del mundo contemporáneo.

               He aquí un hombre de voluntad heroica, un hombre presto al sacrificio en el correr monótono y vulgar de todos los días, un hombre que hace de su vida entera una consagración religiosa al servicio de la sociedad que puede ignorar su nombre. Pero que sube que por el se siente amparada y defendida.

Este alto y noble ejemplo es el que Victor Hendrych dio a sus semejantes con su vida pronta al sacrificio y con su muerte que aparece a nuestros ojos auroleada por el más puro y santo de los martirios.

Pr él enluta sus banderas el Cuerpo de bomberos, por él la sociedad se siente conmovida y acude a darle silenciosa y fraternal despedida en el momento de su retorno a la madre común.

Pero, sobreponiéndose al dolor con un gesto viril que mira al alma de las generaciones nuevas, hay que mostrar la vida de este mártir como un ejemplo, una lección y un estimulo que ha de sublimar y purificar nuestros espíritus.

 Víctor Hendrych es un ejemplo de amor al sacrificio, una lección para todos los que tienen un deber que cumplir y un estimulo para los que creen que sólo el altruismo y la solidaridad podrán conducir a la salvación y el perfeccionamiento de la organización social.

A nombre de la junta de vecinos de Santiago me inclino reverente ante la tumba y presento a la admiración al cariño y al respeto de sus conciudadanos, el alto y luminoso ejemplo de su vida y de su muerte.

El señor Morales, Director de la Compañía doliente se expresó en los términos siguientes:

Señor Superintendente, señor:

Son las 5 y minutos de la mañana del día 20. Suena un campanillazo fatídico. El teléfono parece apurarnos en su llamada insistentes y extemporánea. Presumimos algo grave. Se oye una voz angustiada de mujer que con un justificable egoísmo reclama nuestra rápida concurrencia a la Casa Central de la Asistencia Publica para que reconozcamos a su marido, el cuartelero de la Compañía, que ha sido victima de un accidente en circunstancia que guiaba el carro de la Octava.

Llamamos a la Asistencia para inquirir datos y una voz tranquila y ronca, acerada y endurecida por el espectáculo de la desgracia diaria, nos contesta: hay varios heridos de la Octava, algunos graves y un muerto. ¿Cómo se llama? Víctor Hendrych, suena esa voz inolvidable. Corrimos a comprobar la desconsoladora noticia con la secreta esperanza de que pudiera tratarse de un error ¿Vano intento! Hendrych era sólo un cuerpo depositado en una de las severas mesas de la asistencia pública.

Desde ese horrible instante, un velo de amargura indescriptible e impulso incontenido de rebelión obscurecen nuestro cerebro, sacude nuestros nervios sin control, turba las palabras y ofusca nuestro espíritu.

Dolor, cruel dolor que has venido a llenar el congojo infinita y de desesperación ese nido de sentimientos generoso que es la Octava y ese puñado de corazones altruistas que constituyen la alegre muchachada de voluntarios que hoy no pueden reír su floreciente primavera. Has venido a envolver nuestro cuartel en la sombra misteriosa de la muerte, llevándonos al mejor, al más bueno, al más bombero.

Víctor: tus camaradas te buscan afanosos en todos los rincones que te eran familiares, recuerda tus dichos, tus hábitos, tus inocentes desbordes de sana juventud. Y no te sienten lejos cuando se hallan en el cuartel, porque tú estas en su ardor renovado con este sacrificio, estas en sus ansias locas que se intensifican con su recuerdo, en su espíritu bomberil que se agiganta con tu ejemplo: eres hoy una nueva luz brillante y luminosa que junto con el recuerdo bendito de nuestro primer mártir Enrique Fredes, has de guiar el camino progresista de la Octava. Luz diáfana como tu vida entera, serena como tu heroico sacrificio.

La vida renace de la muerte. De nuestra preciosa existencia surge hoy, Víctor Hendrych, como la rama de acacia de la leyenda antigua, vida y energía para las huestes de nuestro Cuerpo de Bomberos, aliento espiritual para nuestros amargados y desfallecidos corazones.

Guiado por el noble propósito de servir a los demás y siguiendo aquella disciplina de perfección que aconseja “Cultiva tus campos, pero también cultiva tu jardín a fin de que recoja, además del trigo que te ha de servir de sustento, frutas y flores que han de alegrar tu espíritu que el hombre no solo vive de pan”, busco las filas del Cuerpo de Bomberos de Santiago, al cual acaba de rendir su vida de hombre bueno.

Forjado en el templo de un hogar virtuoso y siguiendo el ejemplo edificante que le dieran las cualidades varoniles de su padre Hendrych aportó a nuestra institución que para el era todo su cariño, su preparación, su rectitud, su caballerosidad y espíritu de disciplina propio de la raza a que sangre y sus tradiciones pertenecía su constancia ejemplar y finalmente todo, todo ese precioso bagaje de brillantes cualidades: su vida entera.

Historia

Ingreso como voluntario a la Octava Compañía de Bomberos el 10 de de Agosto de 1931. El 30 de septiembre de 1932 fue elegido Secretario y reelegido el 8 de Diciembre del mismo año. Este cargo lo ocupaba hasta la fecha de su muerte. Su corta vida bomberil fue suplida con creses por su extraordinario entusiasmo. Baste recordar que en el curso de ese año llevaba la primera asistencia entre sus compañeros de fila. Perteneció a la Guardia Nocturna que desde hoy llevara su nombre, a contar desde el 1 de Septiembre de 1931.   

Por medio de sentidas notas expresaron sus condolencias:

  • S.E. el Presidente de la Republica.
  • El señor Ministro de Defensa Nacional.
  • El señor Alcalde de Santiago
  • El señor Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea Nacional.
  • El señor Coronel y Perfecto Jefe de los Carabineros de Chile.
  • El señor Director General de Carabineros.
  • El señor Director de la Asistencia Pública.
  • El señor Agustín Edwards.
  • La Cruz Roja de las Mujeres de Chile.
  • Las Religiosas del Purísimo Corazón de Maria.
  • La Sociedad de Profesores jubilados.
  • El Sindicato General Profesional de Autobuses de Santiago.
  • La Compañía Chilena de Electricidad.
  • La Asamblea Liberal de Santiago.
  • La Liga Nacional Pro-Patria.
  • El Partido Liberal de los Andes.
  • El Partido Social Cristiano de Chile.
  • El Rotary Club de San Bernardo.
  • La Cía. de Seguro La Ítalo Chilena.
  • La Cía. de Seguro El Condor.
  • La unión Republicana.

Los Cuerpos de Bomberos de; Antofagasta, Calama, Los Andes, La Serena, Ñuñoa, Osorno, San Vicente, Tocopilla, Valparaíso, Villa Alemana, Viña del Mar y la 7 Compañía de Iquique.

Igual cosa hicieron por medio de telegrama los Cuerpos de bomberos de: Antofagasta, Concepción, Chillán, Iquique, Los Angeles, Magallanes, Melipilla, Ovalle, Puente Alto, Quillota, Quilpué, Valparaíso y Viña del Mar.

 

Notas por la partida de nuestro primer mártir 

A continuación, se insertan las notas cambiadas con la Compañía Doliente, y la enviada a los deudos del señor Hendrych.

    Santiago 25 de noviembre de 1933.

 

               Señor Director

               La irreparable desgracia que la 8va Compañía ha experimentado recientemente, con el sacrificio de su voluntario don Víctor Hendrych, ha producido tal sentimiento de congoja en el ánimo del Directorio, que se apresura por mi intermedio a hacer llegar hasta la Compañía las expresiones de su adhesión muy profunda y de su condolencia muy sincera.

               La muerte del Sr. Hendrych, caído en el puesto del deber, señala a los octavinos, como antes lo hiciera Enrique Fredes, el camino siempre lleno de sacrificios y muchas veces de heroísmo, que el bombero debe salvar para cumplir la noble misión que un espíritu igualmente noble le ha impuesto.

               Desgracia como la que en dos ocasiones ha debido sufrir y soportar con resignación la 8va Compañía, si bien hieren la confraternidad que anima a sus componentes pues rompen aquellos lazos que la comunidad de ideales y infinidad de sentimientos atan a los voluntarios entre si dignifican en alto grado una función que es ejemplo de civismo y honra de la personalidad humana.

               En verdad, nada puede poner más en alto los principios que informan nuestra institución saben cumplir con su deber y morir por él. El nombre de Hendrych será pues, un nuevo emblema de supremo renunciamiento a todo cuanto el bombero debe abandonar y a la vez será una ejecutoria más con que el Cuerpo podrá afianzar su tradicional abnegación.

               Quisiera el Director que esos conceptos reconfortaran el espíritu naturalmente abatido de los voluntarios de la 8va, y les llevaran una pronta resignación: y quisiera también que viera ellos en estas líneas toda la adhesión con que les acompaña el Cuerpo entero antes la desgracias que enluta su hogar bomberil.

               Saluda atentamente a Ud. Su afmo. Compañero,

                                                           (Fdo) Luis Kappes G.

                                                           Superintendente

                                                           (Fdo) Ernesto Roldan L.

                                            Secretario General

Al señor Director de la 8va. Compañía Presente.

Santiago 29 de Noviembre de 1933

Señor Superintendente:

Honda amargura invade todos los corazones en la Octava Compañía desde la muerte de Víctor Hendrych. La tragedia irremediable e incomprensible ha puesto un sello de dolor en los espíritus abatidos de nuestros voluntarios.

               Sin embargo, señor superintendente, hemos recibido tantas y tan cariñosas manifestaciones de estrecha fraternidad bomberil de todos los puntos de la República, que los nervios se reconfortan y los ánimos se levantan con el estimulo de estas pruebas de solidaridad y con el impulso bienhechor que fluye del sacrificio de nuestro mártir. Hoy más que nunca estamos orgulloso de esta escuela de virtudes y de sentimientos nobles que se llama el Cuerpo de Bomberos voluntarios.

Estas demostraciones vienen a culminarse hoy con la hermosa carta del Señor Superintendente, que por el hecho de venir del mas alto organismo de la institución nos alienta y vigoriza, templa nuestros corazones desfallecidos y nos da la seguridad de que tras de nuestra pena está el apoyo moral de los Jefe, base imprescindible en que ha de cimentarse la resignación del hombre antes lo irreparable.

La Octava Compañía, por mi intermedio, desea expresaros, señor Superintendente, a voy al Honorable Directorio del cuerpo la sincera y profunda gratitud con que ha recibido vuestra calidad y cariñosas palabras de condolencia y quiere al mismo tiempo, ante el recuerdo de nuestro mártir, reiteraros, su más absoluta e inquebrantables adhesión.

(Fdo) Dr. Guillermo Morales Beltranine.

                                                           Director

(Fdo) Eduardo Kaimalis L.

               Secretario Accidental

Santiago 25 de Noviembre 1933

Señor Juan Hendrych

Señor de toda mi consideración:

                              Excusas quisiera pedir a Ud. Ante todo, si con estas líneas hubiera de remover la pena profunda que embarga su corazón; pero el sentimiento de dolor que el Director del Cuerpo de Bomberos de Santiago experimentara ante la cruel desgracia que puso fin a la generosa existencia de su hijo D.  Víctor Hendrych, y el acuerdo de ese mismo Directorio de expresarle esos sentimientos, me obligan a dirigirme a Ud.

               Los breves años que le Cuerpo tuvo el honor de contar entre los suyos a Víctor Hendrych bastaron para que su bastaron para que su espíritu selecto, abierto a todo elevado sentimiento, se penetrara de los principios de abnegación, diciplina y constancia que forman la estructura moral de muestra Institución, y bastaron también para que ese nombre sirva desde hoy en delante de símbolo de sacrificio y de plena consagración a una labor abrazada con la fe de una causa.

               Tan bellas cualidades, unidas al trágico fin que puso término a la querida existencia del voluntario señor Hendrych, harán que las filas de la institución se guarde un recuerdo imperecedero del compañero señalado por el cruel designo para escribir su nombre en la lista de los mártires del deber.

               Interpretando el sentir del Directorio, quisiera ser llegar hasta Ud. Un consuelo, quisiera llevar hasta su corazón de padre atribulado una esperanza; pero todos mis propósitos se estrellan ante la crueldad del destino y ante la impotencia del espíritu para mitigar un dolor como lo que Ud. Experimenta. Por eso, solo puedo pedir a Ud. Resignación en su desgracia y formular votos muy sinceros porque esta resignación le permita sobrellevar como la Institución sobrelleva la suya.

               Reciba, señor, junto con mis votos, las expresiones de mi consideración más distinguida.

                                            (Fdo) Luis Kappes G.

                                            Superintendente

                                            (Fdo) Ernesto Roldan L.

                                            Secretario General

La Unión es Fuerza

Octava Compañía de Bomberos de Santiago
Bellavista Nº 594, Recoleta
web@octavabomberos.cl – Fono: +569 34495946 – +569 8807 9987